Vivimos en un mundo de percepciones, por lo que este informe de la ICEA para Fundación Mapfre es importante.

Da lo mismo como nos vemos, como nos acicalamos, preparamos, formamos, nos esforzamos, pero nos siguen viendo como algo desconocido pero necesario y útil.

Los dos aspectos que más les gustaría tener: información sobre coberturas / prestaciones / lo que cubre y lo que no; Referencia a la letra pequeña / transparencia / claridad / no usar tecnicismos.

Joder, eso lo dice el mismo cliente que toma la palabra del bancario como palabra de gurú, que no hay quien lo entienda y si no que les pregunten a los miles de afectados por las cuotas participativas de la CAM o de los productos que están siendo anulados por los tribunales.

¿Letra pequeña? Por favor que comparé alguien el condicionado de una póliza con al menos 20 páginas y la firma de una línea de crédito o un préstamo, eso sí es letra pequeña.

No sé que más tenemos que hacer, seguramente solo quede la persistencia, pero es un poco desmoralizador que la percepción siga siendo siempre de tipo tirando a negativo.

Sostengo desde hace tiempo que hay un factor psicológico que no depende de nosotros, sino de la evolución mental de los españoles y de una mayor maduración. El seguro se compra en una inmensa mayoría de los casos por obligación, mientras que al banco se acude por necesidad. Hasta que no se comprenda y acepte que el seguro también es una necesidad, difícil lo tenemos.

Prácticamente a diario todavía recibo comentarios del tipo, es que me exigen este seguro, llevamos años funcionando y nunca ha pasado nada, por tanto es una estupidez, pero me lo exigen y si no, no puedo firmar el contrato, y da lo mismo que sea un programador de SAP autónomo que una ingeniería que factura 2 millones de euros.

Qué le vamos a hacer, paciencia.