SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PARA CLIMATIZACIÓN Y CALEFACCIÓN

Hoy trataremos el seguro de responsabilidad civil para profesionales de la climatización y calefacción.

Desgraciadamente el grado de concienciación de los profesionales de la climatización y calefacción en relación a la compra de un seguro de responsabilidad civil es bastante bajo.

Durante los años de la burbuja eran muchos los que se negaban a trabajar si se les exigía el seguro de responsabilidad civil, porque había trabajo de sobra y en la obra de al lado no se lo pedían.

Con la crisis la inmensa mayoría de las constructoras y promotoras exigen la contratación del seguro de responsabilidad civil.

La tendencia general, salvo imposición del contratador, es comprar la cobertura mínima.

Esto puede valer para un autónomo sin trabajadores que realice obras sencillas, pero no es tan razonable si se tienen varios trabajadores y se trabaja en obras medianas o grandes.

seguro responsabilidad civil climatización y calefacción

Estamos en una sociedad que cada vez reclama más y con más frecuencia. Por lo que una cobertura pequeña puede acabar afectando al patrimonio personal del profesional de climatización – calefacción por insuficiencia de cobertura en uno o varios siniestros a lo largo del año.

Especial importancia tiene la garantía de responsabilidad civil patronal, que cubre las reclamaciones de los trabajadores y sus familiares en caso de accidente laboral.

El estándar de cobertura es de 150.000 €.

Sin embargo desde el 1 de enero de 2016 entro en vigor el nuevo Baremo de Accidentes de Tráfico, único legal en España para determinar las indemnizaciones por daños corporales y que es el que utilizan los tribunales.

Este nuevo baremo ha incrementado las indemnizaciones entre un 30% y un 50 % sobre el anterior, por lo que ya se están produciendo reclamaciones por cientos de miles e incluso millones de euros por accidentes laborables.

Por último recordar, que desde 2002 es obligatorio para los profesionales de la climatización y calefacción que están sujetos al convenio colectivo de la construcción que tengan contratado a algún trabajador, aunque sea un contrato por obra, el suscribir un seguro de accidentes colectivos de convenio de la construcción.

El mero hecho de no tener este seguro, supone una multa mínima de 18.000 €.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL CARPINTERO

Hoy trataremos sobre el seguro de responsabilidad civil de los carpinteros.

Desgraciadamente el grado de concienciación de los carpinteros en relación a la compra de un seguro de responsabilidad civil es bastante bajo.

Durante los años de la burbuja eran muchos los que se negaban a trabajar si se les exigía el seguro de responsabilidad civil, porque había trabajo de sobra y en la obra de al lado no se lo pedían.

Con la crisis la inmensa mayoría de las constructoras y promotoras exigen la contratación del seguro de responsabilidad civil.

No es infrecuente que los carpinteros ya sea personalmente o con la ayuda de otros profesionales, se dediquen a las reformas.

En ese caso, el seguro de responsabilidad civil del carpintero, no les vale, pues solo cubrirá los accidentes relacionados con la carpintería pero no los de otros oficios como electricidad, albañilería o fontanería, etc.

La tendencia general, salvo imposición del contratador, es comprar la cobertura mínima.

Esto puede valer para un autónomo sin trabajadores que realice obras sencillas, pero no es tan razonable si se tienen varios trabajadores y se trabaja en obras medianas o grandes.

Estamos en una sociedad que cada vez reclama más y con más frecuencia. Por lo que una cobertura pequeña puede acabar afectando al patrimonio personal del carpintero por insuficiencia de cobertura en uno o varios siniestros a lo largo del año.

seguro responsabilidad civil carpintero

Especial importancia tiene la garantía de responsabilidad civil patronal, que cubre las reclamaciones de los trabajadores y sus familiares en caso de accidente laboral.

El estándar de cobertura es de 150.000 €.

Sin embargo desde el 1 de enero de 2016 entro en vigor el nuevo Baremo de Accidentes de Tráfico, único legal en España para determinar las indemnizaciones por daños corporales y que es el que utilizan los tribunales.

Este nuevo baremo ha incrementado las indemnizaciones entre un 30% y un 50 % sobre el anterior, por lo que ya se están produciendo reclamaciones por cientos de miles e incluso millones de euros por accidentes laborables.

Por último recordar, que desde 2002 es obligatorio para los fontaneros que están sujetos al convenio colectivo de la construcción que tengan contratado a algún trabajador, aunque sea un contrato por obra, el suscribir un seguro de accidentes colectivos de convenio de la construcción.

El mero hecho de no tener este seguro, supone una multa mínima de 18.000 €.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PARA FONTANERO

Hoy abordaremos el seguro de responsabilidad civil para fontanero.

Desgraciadamente el grado de concienciación de los fontaneros en relación a la compra de un seguro de responsabilidad civil es bastante bajo.

Durante los años de la burbuja eran muchos los que se negaban a trabajar si se les exigía el seguro de responsabilidad civil, porque había trabajo de sobra y en la obra de al lado no se lo pedían.

Con la crisis la inmensa mayoría de las constructoras y promotoras exigen la contratación del seguro de responsabilidad civil.

No es infrecuente que los fontaneros ya sea personalmente o con la ayuda de otros profesionales, se dediquen a las reformas.

En ese caso, el seguro de responsabilidad civil fontanero, no les vale, pues solo cubrirá los accidentes relacionados con la fontanería pero no los de otros oficios como electricidad, albañilería o carpintería, etc.

La tendencia general, salvo imposición del contratador, es comprar la cobertura mínima.

Esto puede valer para un autónomo sin trabajadores que realice obras sencillas, pero no es tan razonable si se tienen varios trabajadores y se trabaja en obras medianas o grandes.

Estamos en una sociedad que cada vez reclama más y con más frecuencia. Por lo que una cobertura pequeña puede acabar afectando al patrimonio personal del fontanero por insuficiencia de cobertura en uno o varios siniestros a lo largo del año.

seguro responsabilidad civil fontanero

Especial importancia tiene la garantía de responsabilidad civil patronal, que cubre las reclamaciones de los trabajadores y sus familiares en caso de accidente laboral.

El estándar de cobertura es de 150.000 €.

Sin embargo desde el 1 de enero de 2016 entro en vigor el nuevo Baremo de Accidentes de Tráfico, único legal en España para determinar las indemnizaciones por daños corporales y que es el que utilizan los tribunales.

Este nuevo baremo ha incrementado las indemnizaciones entre un 30% y un 50 % sobre el anterior, por lo que ya se están produciendo reclamaciones por cientos de miles e incluso millones de euros por accidentes laborables.

Por último recordar, que desde 2002 es obligatorio para los fontaneros que están sujetos al convenio colectivo de la construcción que tengan contratado a algún trabajador, aunque sea un contrato por obra, el suscribir un seguro de accidentes colectivos de convenio de la construcción.

El mero hecho de no tener este seguro, supone una multa mínima de 18.000 €.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL ELECTRICISTA

Hoy abordaremos el seguro de responsabilidad civil para electricista.

Desgraciadamente el grado de concienciación de los electricistas en relación a la compra de un seguro de responsabilidad civil es bastante bajo.

Durante los años de la burbuja eran muchos los que se negaban a trabajar si se les exigía el seguro de responsabilidad civil, porque había trabajo de sobra y en la obra de al lado no se lo pedían.

Con la crisis la inmensa mayoría de las constructoras y promotoras exigen la contratación del seguro de responsabilidad civil.

No es infrecuente que los electricistas ya sea personalmente o con la ayuda de otros profesionales, se dediquen a las reformas.

En ese caso, el seguro de responsabilidad civil electricista, no les vale, pues solo cubrirá los accidentes relacionados con la electricidad, pero no los de otros oficios como fontanería, albañilería o carpintería, etc.

La tendencia general, salvo imposición del contratador, es comprar la cobertura mínima.

Esto puede valer para un autónomo sin trabajadores que realice obras sencillas, pero no es tan razonable si se tienen varios trabajadores y se trabaja en obras medianas o grandes.

Estamos en una sociedad que cada vez reclama más y con más frecuencia. Por lo que una cobertura pequeña puede acabar afectando al patrimonio personal del electricista por insuficiencia de cobertura en uno o varios siniestros a lo largo del año.

seguro responsabilidad civil para electricistas

Especial importancia tiene la garantía de responsabilidad civil patronal, que cubre las reclamaciones de los trabajadores y sus familiares en caso de accidente laboral.

El estándar de cobertura es de 150.000 €.

Sin embargo desde el 1 de enero de 2016 entro en vigor el nuevo Baremo de Accidentes de Tráfico, único legal en España para determinar las indemnizaciones por daños corporales y que es el que utilizan los tribunales.

Este nuevo baremo ha incrementado las indemnizaciones entre un 30% y un 50 % sobre el anterior, por lo que ya se están produciendo reclamaciones por cientos de miles e incluso millones de euros por accidentes laborables.

Por último recordar, que desde 2002 es obligatorio para los electricistas que están sujetos al convenio colectivo de la construcción que tengan contratado a algún trabajador, aunque sea un contrato por obra, el suscribir un seguro de accidentes colectivos de convenio de la construcción.

El mero hecho de no tener este seguro, supone una multa mínima de 18.000 €.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PARA ALBAÑIL

Hoy abordaremos el seguro de responsabilidad civil para albañil.

Desgraciadamente el grado de concienciación de los albañiles en relación a la compra de un seguro de responsabilidad civil es bastante bajo.

Durante los años de la burbuja eran muchos los que se negaban a trabajar si se les exigía el seguro de responsabilidad civil, porque había trabajo de sobra y en la obra de al lado no se lo pedían.

Con la crisis la inmensa mayoría de las constructoras y promotoras exigen la contratación del seguro de responsabilidad civil.

No es infrecuente que los albañiles ya sea personalmente o con la ayuda de otros profesionales, se dediquen a las reformas.

En ese caso, el seguro de responsabilidad civil albañil, no les vale, pues solo cubrirá los accidentes relacionados con la albañilería, pero no los de otros oficios como fontanería, electricidad o carpintería, etc.

seguro responsabilidad civil albañil

La tendencia general, salvo imposición del contratador, es comprar la cobertura mínima.

Esto puede valer para un autónomo sin trabajadores que realice obras sencillas, pero no es tan razonable si se tienen varios trabajadores y se trabaja en obras medianas o grandes.

Estamos en una sociedad que cada vez reclama más y con más frecuencia. Por lo que una cobertura pequeña puede acabar afectando al patrimonio personal del albañil por insuficiencia de cobertura en uno o varios siniestros a lo largo del año.

Especial importancia tiene la garantía de responsabilidad civil patronal, que cubre las reclamaciones de los trabajadores y sus familiares en caso de accidente laboral.

El estándar de cobertura es de 150.000 €.

Sin embargo desde el 1 de enero de 2016 entro en vigor el nuevo Baremo de Accidentes de Tráfico, único legal en España para determinar las indemnizaciones por daños corporales y que es el que utilizan los tribunales.

Este nuevo baremo ha incrementado las indemnizaciones entre un 30% y un 50 % sobre el anterior, por lo que ya se están produciendo reclamaciones por cientos de miles e incluso millones de euros por accidentes laborables.

Por último recordar, que desde 2002 es obligatorio para los albañiles que tengan contratado a algún trabajador, aunque sea un contrato por obra, el suscribir un seguro de accidentes colectivos de convenio de la construcción.

El mero hecho de no tener este seguro, supone una multa mínima de 18.000 €.

La importancia de la segunda capa de Responsabilidad Civil en la Construcción

La segunda capa de RC en la Construcción, surge de la necesidad de contratar otro seguro de RC (mucho más barato) que nos de la seguridad de estar bien cubierto.

En ocasiones, y sobre todo si trabajamos para empresas anglosajonas o americanas el capital de cobertura de Responsabilidad Civil que se nos exige es muy elevado. Puede ocurrir que nuestra compañía de seguros no quiera o no pueda por sus normas de suscripción darnos tanta cobertura o si lo hace es con un sobre coste muy elevado.

La fórmula aseguradora para estas circunstancias es contratar lo que en el argot asegurador denominamos una segunda capa. Se trata de otra póliza de responsabilidad civil que tiene por franquicia a la primera. Por ejemplo tenemos una cobertura de 1.000.000€ de euros y nos piden 5 millones, pues contratamos una segunda por los cuatro que nos faltan y cumplimos con lo que nos piden. Además, como he comentado al principio, normalmente esta segunda póliza es más barata que la primera puesto que la segunda compañía ya cuenta con el colchón del primer millón de euros.

segunda capa de responsabilidad civil para el sector de la construcción

Está práctica que hasta ahora se daba en pocos casos, se convierte en muy importante para grandes y medianas empresas de la construcción. La causa es la garantía patronal. Esta garantía que va incluida en el seguro de responsabilidad civil cubre las reclamaciones de los trabajadores o sus familiares en caso de accidente laboral y suele tener un sublímite máximo de 150.000 € por víctima.

Sin embargo, desde el 1 de enero de 2016, día en que se renovó el Baremo de Accidentes de Tráfico se han incrementado las indemnizaciones por daños corporales entre un 30 y un 50%.

Este Baremo es el único legal en España y por tanto es el que utilizan los tribunales para determinar las indemnizaciones por daños corporales. Con estas subidas tan importantes nos podemos encontrar con que el sublímite de 150.000€ no sea suficiente, especialmente en los casos de invalidez.

Por todo ello, mi recomendación es que cualquier empresa del sector de la construcción contrate una segunda capa con el fin de estar bien protegido. Además insisto en que suele ser más barata que la inicial.

Seguro de avería de maquinaria en la construcción

Las máquinas en el sector de la construcción suelen suponer una importante inversión para las empresas, de ahí que sea muy conveniente asegurarlas.

También es adecuado contratar el seguro avería de maquinaria, aunque sean alquiladas a terceros, puesto que nos demandará que se la devolvamos en el mismo estado en que nos la entregó.

De este seguro tienes que saber que:

  1. Se puede contratar de forma anual o temporal, según las necesidades del cliente.
  2. Cubre cualquier daño que reciba la máquina, ya sea por causas externas o internas.
  3. El seguro de avería de maquinaria debe contratarse a valor de nuevo, independientemente de los años que tenga.

En 365 SEG trabajamos con las mejores aseguradoras especialistas en el seguro avería de maquinaria

Ejemplos de causas internas:

  • Errores de diseño, cálculo defectos de construcción, empleo de materiales defectuosos.
  • Fallos en los dispositivos de medición, control, seguridad.
  • Sobretensiones, cortocircuitos, arcos voltaicos.
  • Incendio por causas inherentes a su funcionamiento.

Ejemplos de causas externas:

  • Errores de manejo, impericia, negligencia del personal del asegurado.
  • Incendio, explosión, impacto directo de rayo.
  • Robo o expoliación.
  • Hundimiento o desprendimiento de terrenos, inundaciones, viento, granizo y otras causas análogas de la naturaleza.
  • Hechos malintencionados de terceros.
  • Golpes, vuelcos, caída o choque por impacto con objetos móviles o inmóviles.

Por mi experiencia, a pesar de ser un seguro muy completo, se contrata bastante menos de lo que entiendo que se debería.

El seguro de accidentes de convenio de la construcción

Cada provincia tiene un convenio colectivo de la construcción, y en su defecto hay uno nacional.

En estos convenios se establecen obligaciones aseguradoras en caso de accidente o enfermedad profesional, que la empresa deberá abonar al trabajador o sus familiares.

Accidentes de convenio en la construcción

Por ejemplo en el de Madrid se establece:

  • En caso de fallecimiento por enfermedad 6.000 €
  • En caso de fallecimiento por accidente 47.000 €
  • En caso de fallecimiento por accidente de circulación 47.000 €
  • En caso de invalidez absoluta por accidente 47.000 €
  • En caso de invalidez absoluta por accidente de circulación 47.000 €
  • En caso de invalidez total por accidente 28.000 €
  • En caso de gran invalidez 47.000 €

Desde 2002, es obligatorio que se contrate este seguro, aunque se tenga un trabajador solo de forma temporal.

La mera inexistencia del seguro supone una multa mínima de 18.000 €. La idea es que la empresa no pueda alegar falta de fondos para indemnizar al trabajador que ha sufrido el accidente o a sus familiares.

Es muy importante saber que si trabaja en varias provincias las obligaciones aseguradoras y los capitales de indemnización pueden ser distintos, por lo que deberá contratar un seguro de accidentes por cada centro de trabajo.

Se trata de un seguro innominado, es decir, no aseguramos específicamente a Juan o a Carlos o a María, sino que cubre a todos los que figuren en el TC2 en cada momento.

Pero se debe incluir a todos los trabajadores, incluso a los que están en oficinas, puesto que están sujetos a este convenio.

El tomador del seguro deberá avisar a la compañía al final del año natural de la póliza de la media de trabajadores que ha tenido, si son más de los inicialmente declarados deberá pagar la parte proporcional si son menos le devolverán lo que corresponda.

Por último recalcar, que a pesar de la siniestralidad en el sector de la construcción es un seguro bastante barato, rondando los 50 € año por trabajador, salvo en el País Vasco en donde al ser las coberturas más altas, los precios lo son también.

Avales ante la administración pública en la construcción

La vigente Ley de Contratación con las Administraciones Públicas exige la presentación de un aval bancario o de un seguro de caución que garantice el cumplimiento de las obligaciones contraídas por aquellas personas físicas o jurídicas que liciten con la Administración.

La Ley de Contrato de Seguro, define el seguro de caución como:

Por el seguro de caución el asegurador se obliga, en caso de incumplimiento por el tomador del seguro, de sus obligaciones legales o contractuales, a indemnizar al asegurado a título de resarcimiento o penalidad, los daños patrimoniales sufridos dentro de los límites establecidos en la ley o en el contrato. Todo pago hecho por el asegurador deberá ser reembolsado por el tomador del seguro.
Fuente: DGSFP 

Avales ante la administración pública en la construcción

En este sentido es un seguro atípico, puesto que el asegurador lo que hace es adelantar el dinero, pero luego repetirá contra el que haya incumplido, entendiendo que si lo ha hecho ha sido por una imprudencia a la hora de licitar o por una falta de cumplir con sus obligaciones.

Para la administración es muy cómodo, puesto que sabe que cobrará si o si, sin necesidad de pleitear.

La ventaja del seguro de caución frente a los avales bancarios, es que es más barato y no ocupa riesgo crediticio.

Eso sí, tras la crisis, las compañías han endurecido las condiciones y por tanto para poder acceder a este seguro hay que tener un balance bien saneado, que le de confianza a la compañía de que no habrá en principio problemas.

Existen tres tipos de avales:

  • Avales provisionales, aquel que licite para una obra pública deberá presentar una garantía de que si resulta adjudicatario el contratista ejecutará la obra conforme a su oferta.
  • Avales definitivos, la constructora que sea adjudicataria presentará junto con la firma del contrato una garantía que garantice el cumplimiento del contrato hasta su finalización.
  • Avales complementarios, en los casos en que la Administración adelantase cantidades al contratista por el abono de materiales, se presentará una garantía hasta que dichos materiales hayan sido incorporados a la obra.

Seguro de afianzamiento para garantizar los pagos recibidos

A raíz de una serie de escándalos inmobiliarios de los años sesenta, en 1968 se estableció la obligatoriedad del seguro de afianzamiento de cantidades a cuenta.

Este seguro es obligatorio cuando se compra sobre plano y se acuerdan pagos parciales durante el proceso constructivo.

Se busca proteger al comprador ante posibles incumplimientos del promotor con respecto al plazo de entrega o con respecto a las calidades ofertadas.

Si el promotor incumple sus obligaciones, como ha pasado tantas veces durante los años pasados, muchas veces por la propia quiebra de la promotora, el seguro devolverá a los clientes el dinero aportado más el interés legal del dinero.

En el año 2000 la ley de ordenación de la edificación (LOE) reforzó esta obligatoriedad.

Pasando a las comunidades autónomas la potestad sancionadora en caso de ausencia del seguro, pudiendo imponer sanciones de hasta un 25% de las cantidades que deberían haber sido aseguradas.

Llevo casi dos décadas dedicado a los seguros del sector de la construcción y no conozco ningún caso, ni directamente ni indirectamente en que haya oído de ninguna multa por incumplir está obligación.

Seguro de afianzamiento

A mi entender es una herramienta útil para dar confianza a los compradores, pero en los años de la burbuja, si el cliente lo exigía, en muchos casos le devolvían el dinero y pasaban la venta a otro que estaba en lista de espera.

En la actualidad visto el número de seguros de afianzamiento que se hacen, me da la sensación de que la ignorancia de los compradores y la búsqueda de ahorro de los promotores hacen que sea un seguro poco comprado.

Ciertamente, la crisis les ha supuesto a las compañías de seguros especializadas en afianzamiento, pérdidas colosales, por lo que se han endurecido notablemente las condiciones para poder contratarlo.

El promotor puede optar por garantizar las cantidades percibidas, mediante avales bancarios, pero resulta más caro y además ocupa capacidad crediticia.

El seguro no tiene comisiones ni de apertura ni de estudio y la compañía controlará que el dinero entregado se dedica única y exclusivamente a la promoción contratada.