SEGUROS PARA ADMINISTRADORES Y ALTOS CARGOS

gestiona-radio1El próximo 7 de enero ALFARISK vuelve a participar en Gestiona Radio. Está vez hablaremos del seguro para Consejeros y Directivos, también conocido por sus siglas inglesas D&O.

Como ya he explicado en otras ocasiones, se trata de un seguro que contratan normalmente las empresas, para proteger el PATRIMONIO PERSONAL de los miembros del Consejo de Administración (ver Administrador Único) y la Alta Dirección.

La ley impone, dicho en términos coloquiales, que los administradores nos comportemos como buenos padres de familia. Que gestionemos con prudencia los recursos humanos y financieros de la empresa con el fin de no producir un perjuicio a terceros, impagos, quiebras, pérdida de valor de la empresa, etc…

Por supuesto, no se nos puede obligar a triunfar, igual que a un médico no se le puede exigir que nos cure, si nuestra enfermedad no tiene cura posible. Lo que se nos debe exigir, es que actuemos con diligencia y que pongamos todos los medios posibles para ello.

Sin embargo, pueden surgir circunstancias ajenas a nuestra voluntad, como por ejemplo la actual crisis de crédito, o decisiones que en su día se consideraron correctas, por ejemplo firmar un acuerdo de suministros a precios cerrados y por un largo plazo, que con el tiempo nos abocan a una situación de asfixia y que pueden producir la desaparición de la empresa, con el consiguiente perjuicio para trabajadores, accionistas, proveedores, bancos, Hacienda, …….

En el resto de responsabilidades civiles, la legislación establece que debe haber un daño, un hecho causal y un nexo entre ambos, debiendo ser demostrados por parte del demandante la existencia de los tres elementos. En el caso de los Administradores, la Jurisprudencia ha convertido la responsabilidad en cuasi-objetiva, de forma, que la carga de la prueba no corresponde al demandante, sino al demandado. Por tanto será el administrador o alto cargo, el que deberá demostrar que actuó con toda la diligencia y a pesar de ello se produjo el daño.

Es como si un niño se pilla los dedos con la puerta de un mueble y el padre tuviese que demostrar, no solo que tenía puesto un sistema que impidiese la apertura por parte del niño, sino que además, el sistema era revisado regularmente y que además no deja que el niño esté solo en esa habitación, pero que a pesar de ello, en ese momento hubo una distracción y además fallaron los sistemas de prevención.

Claro, cuando ya nos encontramos en una situación concursal (antigua suspensión de pagos) o en la quiebra, digamos que el administrador, lo tiene más complicado, el daño ya está hecho, y los perjudicados, tenderán a buscar resarcirse no solo contra la empresa, que es público y notorio que está en una mala situación, sino contra el patrimonio personal de los presuntos responsables.

Para proteger está situación, es para la que existe el seguro de administradores. 

Primero el seguro pondrá a disposición de los administradores y / o altos cargos la mejor defensa jurídica, con intención de demostrar, que a pesar de haber tratado de hacer las cosas lo mejor posible no se ha podido evitar la situación o que aunque se han producido errores, estos son normales y habituales en la gestión de cualquier empresa (nadie es perfecto) y no son causa suficiente para justificar que además del perjuicio directo sufrido, los administradores tengan que poner en juego su patrimonio personal.

Si a pesar de ello, el juez, estima que no se hizo todo lo necesario o al contrario, que se adoptaron medidas claramente incorrectas, el seguro indemnizará a los perjudicados hasta el límite contratado.

LA SITUACION ACTUAL DE ESTE SEGURO EN ESPAÑA

Es un seguro que apenas es conocido en nuestro país desde hace unos diez años (quitando las multinacionales y algunas del IBEX) y bastante poco demandado hasta fechas recientes dada la estructura de nuestro tejido empresarial, 90% de pymes y micro pymes de origen familiar, poco concienciados con el riesgo, a lo que indudablemente hay que sumar los años de bonanza vividos hasta hace apenas dos años.

En este sentido, la crisis ha servido de revulsivo, en muchos casos demasiado tarde, pero en otros hemos aplicado el refrán de cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar.

Personalmente, soy de los que creo, como ya hubo un cierto globo sonda por parte del gobierno hace un tiempo, en que debería ser obligatorio, igual que el seguro del coche. 

Mi afirmación, que puede hacerme aparecer como intervencionista, lo cual no soy en absoluto o interesado, se fundamenta en el beneficio social que implica para los perjudicados. 

Nadie puede garantizar que va a tener éxito como empresario o como gestor, como se puede ver estos días, las causas de fracaso pueden ser infinitas y no depender en absoluto de nosotros, pero eso no quita que nuestro fracaso, produce a su vez una reacción en cadena, bancos que no cobran sus créditos, trabajadores que cobran menos de lo que les corresponde, proveedores que no cobran su trabajo o sus materiales, etc, etc, etc.

OJO, eso no quiere decir que automáticamente el seguro vaya a cubrir cualquier pérdida, estar en el mundo de los negocios conlleva unos riesgos que debemos asumir todos o no estar, incluidos los trabajadores. Pero, si se demuestra que la crisis es debida a una mala gestión mía, entonces que al menos haya una red de seguridad.

2 comentarios sobre “SEGUROS PARA ADMINISTRADORES Y ALTOS CARGOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.