SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PARA JARDINERÍA, PODA Y MANTENIMIENTO DE PISCINAS

Hoy abordaremos el seguro de responsabilidad civil para jardinería.

La jardinería además de una gran afición, es una profesión muy demandada ya sea a nivel municipal, por comunidades de propietarios y por particulares.

Desde un punto de vista asegurador no es una actividad particularmente peligrosa si solo se limita a la actividad pura de jardinería, aunque en mis años como profesional algunos siniestros he gestionado.

Donde se complica algo más la actividad es si conlleva también la poda de árboles o ramas.

Un error de cálculo al realizar la poda puede producir importantes daños materiales y o personales.

seguro responsabilidad civil para jardineros

Todas las pólizas de esta actividad llevan una franquicia, cantidad que deberá asumir el profesional en caso de accidente.

Pero en el caso de jardinería con poda, es muy frecuente que además haya una franquicia por el radio de acción de lo que se poda. En consecuencia si se está cortando por ejemplo un árbol de un metro y produce un daño material o personal dentro de ese radio, no habrá cobertura.

El riesgo aumenta si además al jardinero se le encomienda el mantenimiento de la piscina. La utilización de materiales químicos que pueden dañar a los usuarios, en mayor o menor grado, supone asumir una mayor responsabilidad.

Al tratarse de daños personales, particularmente si se trata de menores, hace que las indemnizaciones suelan ser elevadas.

El seguro de responsabilidad civil del jardinero es la herramienta más eficaz para poder trabajar con la tranquilidad de que en caso de accidente, no tendrá que asumir con su patrimonio la indemnización que corresponda.

En caso de accidente y de que haya responsabilidad por parte del jardinero, será el seguro de responsabilidad civil el que indemnice los daños, hasta el límite contratado menos lo que corresponda de franquicia.

Si no hay responsabilidad por parte del jardinero o la reclamación sea desorbitada, el seguro de responsabilidad civil defenderá judicialmente los intereses del profesional, indemnizando si es el caso, lo que determinen los tribunales.