SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PARA ANGIOLOGÍA Y CIRUGÍA VASCULAR

Hoy abordaremos los seguros de responsabilidad civil para los profesionales de la angiología.

Los infartos y los ictus son desgraciadamente enfermedades que están en orden del día y para los cuales los angiólogos se convierten en los profesionales esenciales para minimizar las consecuencias.

Al tratarse de tratamientos medico quirúrgicos delicados, cualquier error puede ser fatal.

Es cierto que los médicos y por tanto los angiólogos no están obligados a curar, sino a poner todos los medios que la ciencia dispone para tratar de hacerlo, pero una negligencia puede conllevar graves consecuencias.

A la ve, tenemos una sociedad cada vez más sensibilizada con todo lo relacionado con la salud humana y cada vez más intolerante con cualquier posible error médico, lo que se traduce en un fuerte aumento de las reclamaciones y de las cuantías reclamadas.

seguro responsabilidad civil angiología y círugia vascular

El 1 de enero de 2016 entro en vigor el nuevo Baremo de Accidentes de Tráfico, único legal en España para determinar las indemnizaciones por daños corporales y que es el que utilizan los tribunales.

Este nuevo baremo ha incrementado las indemnizaciones entre un 30% y un 50 % sobre el anterior, por lo que ya se están produciendo reclamaciones por cientos de miles e incluso millones de euros por presuntas negligencia médicas.

Ante la incertidumbre de cuales van a ser las consecuencias, ya hay compañías que han dejado de suscribir seguros de responsabilidad civil médica, especialmente con las comunidades autónomas, que se encuentran con dificultades a la hora de renovar sus coberturas.

Para los angiólogos, como para todos los médicos, el seguro de responsabilidad civil es obligatorio para poder ejercer.

Pero en este momento lo importante es revisar bien los capitales de cobertura que se tienen, pues en casos graves, pueden ser absolutamente insuficientes para afrontar determinadas indemnizaciones afectando seriamente a su patrimonio personal.

Curiosamente, las compañías que si mantienen la suscripción de estos seguros de responsabilidad civil médica, no han trasladado, por lo menos no de forma masiva, esta probable subida de la siniestralidad a sus tarifas, que todavía se mantienen bastante asequibles para la mayoría de las especialidades.

Por eso llama la atención, que son muchos los profesionales que se decantan por la cobertura mínima, cuando normalmente por unos pocos euros más pueden obtener el doble o el triple de cobertura.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PARA ANATOMÍA PATOLÓGICA

Hoy abordaremos el seguro de responsabilidad civil para anatomía patológica.

Los patólogos, también conocidos como el médico de los médicos, son un engranaje fundamental en la labor de curar a los pacientes.

Sus pruebas y estudios ayudan a los médicos clínicos a determinar las causas de la enfermedad, su posible desarrollo y las consecuencias.

Aunque los patólogos no tengan contacto directo con los pacientes un error en las pruebas o una conclusión equivocada puede tener graves consecuencias.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PATOLOGOS

A la vez tenemos una sociedad cada vez más sensibilizada con todo lo relacionado con la salud humana y cada vez más intolerante con cualquier posible error médico.

Lo que se traduce en un fuerte aumento de las reclamaciones y de las cuantías reclamadas.

El 1 de enero de 2016 entro en vigor el nuevo Baremo de Accidentes de Tráfico, único legal en España para determinar las indemnizaciones por daños corporales y que es el que utilizan los tribunales.

Este nuevo baremo ha incrementado las indemnizaciones entre un 30% y un 50 % sobre el anterior, por lo que ya se están produciendo reclamaciones por cientos de miles e incluso millones de euros por presuntas negligencia médicas.

Ante la incertidumbre de cuales van a ser las consecuencias, ya hay compañías que han dejado de suscribir seguros de responsabilidad civil médica, especialmente con las comunidades autónomas, que se encuentran con dificultades a la hora de renovar sus coberturas.

Para los patólogos, como para todos los médicos, el seguro de responsabilidad civil es obligatorio para poder ejercer.

Pero en este momento lo importante es revisar bien los capitales de cobertura que se tienen, pues en casos graves, pueden ser absolutamente insuficientes para afrontar determinadas indemnizaciones afectando seriamente a su patrimonio personal.

Las compañías que si mantienen la suscripción de estos seguros de responsabilidad civil médica, no han trasladado, por lo menos no de forma masiva, esta probable subida de la siniestralidad a sus tarifas, que todavía se mantienen bastante asequibles para la mayoría de las especialidades.

Por eso llama la atención, que son muchos los profesionales que se decantan por la cobertura mínima, cuando normalmente por unos pocos euros más pueden obtener el doble o el triple de cobertura.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL PARA CONSULTOR DE NEGOCIO, ESTRATEGIA

Tener una buena estrategia es fundamental para poder sacar adelante los proyectos empresariales y profesionales. Por ello no son pocos los que se apoyan en consultores de negocio.

Además los planes estratégicos son algo vivo que debe ir revisándose periódicamente a fin de adaptarse a las circunstancias cambiantes del momento.

Como asesor en seguros, la principal dificultad con el colectivo de los pequeños y medianos consultores de negocio es la falta de concienciación de los riesgos a los que se enfrentan.

seguro responsabilidad civil para consultores de negocio

Su impresión es que ellos solo aconsejan, pero no tienen responsabilidades en casos de que algo falle. Pero la realidad es distinta, si el cliente ha implementado los consejos correctamente y a pesar de ello recibe reclamaciones que le cuestan dinero, necesariamente repetirá contra el consultor.

El seguro de responsabilidad civil es el instrumento adecuado para poder trabajar con una red de seguridad a prueba de errores y negligencias.

El seguro de responsabilidad civil de consultor / consultoría de negocios se ocupara de pagar las reclamaciones fundadas y razonables que se produzcan. En caso de desacuerdo sobre la indemnización o la responsabilidad de los consultores, la compañía se ocupará de la defensa legal de sus intereses y pagará en función de lo establecido por los tribunales hasta el máximo contratado.

Se da la circunstancia que dada la alta competencia existente en el mercado, los precios de estos seguros de responsabilidad civil están muy ajustados. Y aunque la tendencia mayoritaria es a contratar el mínimo, por unos pocos euros más se pueden adquirir coberturas bastante amplias.

ME HAN ROBADO EL DISCO DURO

roboHace unos días hemos recibido la denuncia de un cliente, distribuidor de material de construcción, que le han vuelto a entrar en la nave y a parte de los pequeños destrozos, se han llevado; LOS DISCOS DUROS.

 

Varias reflexiones se me juntaron a la vez, en cuanto al robo le informé al cliente que el coste del disco estaba cubierto, pero que los datos no. Segundo pensé, vaya gilipollez molestarse en llevarse solo el disco duro y no la CPU entera. Tercero, ¿qué raro?, ¿no será que alguien quiere ocultar algo?.

 

Pero pasando de lo particular a lo general, se me plantea un riesgo mucho mayor. Hoy por hoy, y cada vez más, lo más importante de un negocio, no es lo que tiene, sino lo que sabe. Al fin y al cabo, si te roban algo material, se podrá indemnizar o reponer, pero la experiencia y el conocimiento acumulado durante años, tiene difícil reconstrucción, cuando no imposible en algunos casos.

 

Dos riesgos críticos se me ocurren, la responsabilidad civil por uso fraudulento de los datos y la pérdida de beneficios.

 

Hace unos meses o quizás algo más de un año, detuvieron a una banda organizada que se dedicaba a asaltar los ordenadores de los ayuntamientos de la zona norte de Madrid, en donde figuraban muchos datos de los ciudadanos. ¿Qué ocurre si a una persona o a una empresa, le estafan gracias a “mis datos”?. ¿es impensable que el estafado, si logra reunir las pruebas suficientes, no repita contra mí?.

 

A priori, la idea repugna. Encima que me han robado, que culpa tengo yo. Pero ponte en el lugar del otro, gracias a la información que obtuvieron en tu disco duro, me han podido presentar una factura falsa y yo he pagado un montón. Tu además no me avisaste de que te habían robado, por lo que no pude tomar las medidas de precaución adecuadas y tu deber “in vigilando” unido a legislaciones tipo LOPD, de carácter cuasi objetivo, hacen que te considere responsable subsidiario, al menos hasta que no se encuentre a los culpables.

 

Otro gran riesgo, la pérdida de beneficios. Saber a quién vendo, cuanto, cuando y con qué facilidades de pago; o al revés, a quien compro, cuanto y como pago, son factores críticos que a medio plazo me pueden afectar seriamente.

 

Compliquemos un poco más el asunto, con las nuevas tecnologías, y dado que la inmensa mayoría de las empresas están conectadas a la red, el robo, se puede producir cibernéticamente.

 

Algún día, el seguro deberá dar respuestas a estas necesidades.

SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DE CONSEJEROS Y DIRECTIVOS

dreamstime_200682Publica Jaime Romero, de Markel Internacional, en AA, un interesante artículo sobre las consecuencias del Real Decreto 10-2008. En el mismo se permite que las empresas no tengan que disolverse si las perdidas superan el 50% del capital social cuando es por la depreciación de activos. Pero limitado a dos ejercicios.

 

Como apunta Jaime, y ¿dentro de dos años?. ¿estaremos solo prolongando la agonía?.

 

Pero demos un paso más, ¿Cómo responderán las compañías de seguros ante un siniestro, cuyo origen sean de hace dos años? Podrá denegar la cobertura alegando que ante la pregunta, ¿conoce alguna circunstancia que pueda dar lugar a una reclamación? Hayan contestado que no.

 

Y los perjudicados….que pasa con sus créditos. Compliquemos el asunto, que pasa si una empresa que estaba sana, se hunde por la quiebra de una que parecía estar bien y que de repente destapa sus situación real.

 

Es lo malo de hacer apaños sin medir las consecuencias, nos vemos en el 2010 en los tribunales.

RESPONSABILIDAD CIVIL PRODUCTOS

productos-clientesNos encontramos con cierta frecuencia con cierta confusión por parte de nuestros potenciales clientes sobre la necesidad de contratar está garantía adicional, que según las circunstancias puede llegar a ser muy cara.

 

El comentario generalizado es, ¿para que la necesito, yo lo único que hago es vender? La responsabilidad será del fabricante.

 

Pongamos un ejemplo, Ultramarinos Gonzalez, vende entre otros, productos congelados. Encarna, compra habitualmente en el establecimiento y como se ha cansado de hacer las empanadillas, las compra congeladas.

 

Un buen día, se produce una intoxicación en su familia, de carácter leve, pero varios miembros de la familia tienen que acudir a urgencias y sufren molestias durante días, que les impide trabajar. Se determina que la causa ha sido la ruptura de la cadena del frío del producto.

 

Lo primero que no debemos olvidar, es que Encarna, a quien conoce es a Ultramarinos Gonzalez, que es donde compra normalmente, por tanto puede legítimamente demandar solo a quien conoce. Lógicamente, si está bien asesorada, y por si acaso, demandará a la vez al fabricante y a al comercio.

 

En este caso los implicados pueden ser muchos más, puede el fabricante, el transportista que llevó la mercancía del fabricante al mayorista, el propio, mayorista, el transportista del mayorista a Ultramarinos Gonzalez, y no descartemos que sea culpa de la propia Encarna, eso lo determinará el juez, lo que nos importa en este ejemplo, es que el comerciante puede ser demandado y en consecuencia de entrada tener que asumir gastos de defensa y eventualmente puede ser condenado, de ahí la necesidad de esta garantía.

 

Bien, se frota las manos, mi amigo Manuel, entiendo el ejemplo, pero como yo vendo sillas de ruedas, yo no lo necesito.

 

Error, evidentemente las probabilidades de responsabilidad son más bajas, pero existen. Supongamos que fallan los frenos y se produce un accidente, y se demuestra que han fallado porque la goma de los mismos se ha deteriorado porque la silla estaba en el escaparate y la acción continuada del sol las ha deteriorado. Rebuscado, si, difícil de demostrar, si, pero puede ser. Además en este caso, el fabricante no es tan fácil de encontrar, por lo que es muy posible que solo se vaya contra el comerciante.

 

Por supuesto, el coste de la garantía se ajusta en función del riesgo, los productos médicos, alimenticios, en general que afectan a la salud humana, son más elevados que por ejemplo productos como la ropa o maquinaria, pero el riesgo siempre está allí, latente.

 

Por ello, ya sea dentro de la póliza multirriesgo del comercio o bien por póliza específica de responsabilidad civil, recomendamos fervientemente que se compre está garantía, te podrás evitar un disgusto importante.

RESPONSABILIDAD CIVIL PROFESIONAL VS. RESPONSABILIDAD POR ERRORES Y OMISIONES

Existe una gran confusión sobre el contenido y alcance diploma-profesionalde estas responsabilidades.

 

De entrada, mucha gente confunde profesional con una profesión. No es raro que se nos pida la responsabilidad profesional de un fontanero.

 

Dos diferencias esenciales. La primera, es que los daños que puede producir el fontanero son materiales (rompe algo de un tercero) o personales (le hace daño a alguien) mientras que el profesional esencialmente produce un daño económico. La segunda es, que el profesional para serlo, debe tener una titulación legalmente reconocida, mientras que fontanero puede serlo “cualquiera” (yo no, que soy un inútil en temas manuales) pero que basta con que alguien te enseñe.

 

Por tanto, responsabilidad civil profesional, es aquella para poder ejercerla legalmente, es imprescindible tener una titulación reconocida, graduado social, abogado, arquitecto, médico, ……

 

Sin embargo, cada día hay más actividades “profesionales” que no precisan de una titulación específica pero que si son susceptibles de producir un daño económico, por ejemplo, un consultor, un informático o el administrador de una empresa. No existe una titulación para ser consultor, lo puede ser un abogado, un economista, un ingeniero, etc…sin embargo, si se equivoca en sus recomendaciones, el cliente puede sufrir un importante perjuicio patrimonial. Para informático, si existe una carrera específica, pero puede ejercer como tal mucha gente autodidacta, por tanto si hace la programación mal, puede llegar a paralizar una empresa, con el perjuicio que supone. En cuanto a nuestro último ejemplo, el administrador o el gerente de una empresa, son bien conocidos los casos de empresarios hechos a si mismos. Estas son las que se denominan, responsabilidad civil de errores y omisiones.

 

Lo cierto, es que las consecuencias de una responsabilidad civil profesional y una responsabilidad civil de errores y omisiones, son las mismas; de ahí la confusión existente, pero siempre es conveniente hablar con propiedad, sobre todo para los profesionales del sector.

LA RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS POLITICOS

Por desgracia nos hemos acostumbrado con cierta frecuencia a que salgan denuncias contra políticos por cohecho, malversación de fondos, tráfico de influencias, apropiación indebida…..

 

Muchas de estas acusaciones son fruto de unas mala forma de hacer política entendiendo que cualquier medio vale para terminar con el adversario, como le sucedió en su día al presidente de Castilla León, Demetrio Madrid o como ha pasado recientemente con el presidente del PP en Canarias.

 

Sin embargo, ¿quién defiende a estas personas?, ¿Quién costea los importantes gastos judiciales que un tema como estos puede implicar?. Cuando son los primeros espadas de un partido, no hay duda, su propio partido es el que se encarga de buscar a los mejores entre sus filas, que le hagan un precio apañadito y a luchar.

 

Pero quien defiende al alcalde o pongamos al líder de la oposición de un pequeño municipio, o de una diputación menor. ¿de verdad se van a tomar el mismo interés?. Y si encima, me he pasado al grupo mixto por la razón que sea.

 

Para evitar estas incertidumbres y dependencias, se ha iniciado en nuestro país, la comercialización de un seguro que cubre estas contingencias entre otras muchas, para este colectivo. Al fin y al cabo, todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario. No podremos evitar el daño moral y de imagen, pero por lo menos que no arruinen nuestra economía.

 

Más información en www.alfarisk.es, sección ayuntamientos.

SEGURO RESPONSABILIDAD CIVIL – CONCURSOS PUBLICOS

responsabilidadCada vez es más frecuente que en los concursos públicos y en muchos privados, se exija al futuro adjudicatario la constitución de un seguro de responsabilidad civil.

 

Hasta este punto, todos los que nos dedicamos a esta actividad, felices. El problema empieza en la redacción de la exigencia.

 

Expondremos algunos casos:

 

Los que mezclan conceptos de seguro de responsabilidad civil con seguros de accidentes colectivos.

 

Los que aplican conceptos de seguros de responsabilidad civil para una obra, exigiendo las garantías de explotación, patronal y post-trabajos, cuando se trata de una responsabilidad civil profesional, por ejemplo un programador informático.

 

Los que exigen cosas imposibles, como que no haya franquicia.

 

Los que piden sumas aseguradas absurdas, la última que he visto, es que la cobertura fuese igual al importe de la obra, 5.368.561,24 €.

 

Los que exigen que la póliza esté emitida antes de que se celebre el concurso, haciendo que el cliente incurra en un coste innecesario en caso de no resultar adjudicatario.

 

El problema, como todo el mundo se puede suponer, es que una vez redactadas y publicadas las bases del concurso, eso no hay quien lo cambie, obligando a la industria aseguradora a hacer filigranas de medias verdades / medias mentiras hechas para salir del paso, en lugar de ofrecer una verdadera cobertura seria y profesional.

 

Una vez hecha la filigrana, se plantea el segundo problema; la ignorancia sobre seguros del receptor (funcionario) que debe examinar el cumplimiento del requisito.

 

Me atrevería a decir, que en más del 50% de los casos, con que ponga la palabra Responsabilidad Civil, es suficiente, llevado al extremo, da lo mismo que sea de un perro o de un fabricante de linternas, o una póliza de multirriesgo que tenga la citada garantía de responsabilidad civil.

 

Esto es malo para la administración, pues al final no hay cobertura real, para el cliente que si cumplió y pagó más por tener una cobertura real y para la imagen general del sector.

 

SOLUCION: proponemos que desde DGS / UNESPA / FECOR (y similares) de forma coordinada se haga una intensa labor de formación e información ante los distintos niveles de la administración, proponiendo incluso modelos de cláusulas que sean públicas e indicando cuales son los parámetros mínimos aceptables de garantías, coberturas, franquicias, así como el reconocimiento de la carta de compromiso por parte de la compañía de emitir la póliza si el cliente resulta adjudicatario.

RESPONSABILIDAD CIVIL: CONSEJOS (2)

trabajador-de-la-construccionBuenos días.

 

Buenos días, les llamaba, porque me dicen que tengo que contratar un seguro patronal.

 

Bueno, mire, le voy a explicar. El seguro patronal no existe, lo que existe es la garantía de responsabilidad civil patronal.

 

Según la ley, los que trabajan para nosotros nos son considerados terceros, por lo que en principio, si sufriesen un accidente laboral, el seguro de responsabilidad civil (que cubre los daños materiales y / o personales a terceros) no daría cobertura.

 

Para evitar esta situación, las compañías de seguros, ofrecen de manera opcional, pero siempre unido a la garantía básica, denominada en nuestro argot responsabilidad civil de explotación, la responsabilidad civil patronal.

 

Con ella atenderemos los gastos de defensa jurídica y en su caso las indemnizaciones a las que fuese condenado en caso de reclamación de un trabajador propio por un accidente laboral.

 

A nuestro entender, está es la garantía que más debe preocupar a cualquier empleador, porque un daño material, por importante que sea es fácilmente medible. Se destruye un coche, existen muchas técnicas de establecer su valor, se quema una oficina, lo mismo.

 

Mientras que en caso de una invalidez, probablemente el caso más grave, se ponderaran muchas variables con un resultado muy impreciso, dependerá la edad del trabajador, su situación familiar, su remuneración, el grado de invalidez establecido,…..

 

En este sentido, Ud. debe saber que lo normal es aunque la cobertura sea de por ejemplo 300.000 € por siniestro y año, suele haber un sublimite máximo específico por trabajador, de 60.000 / 90.000 / 120.000 / 150.000 € por trabajador: Deberá ponderar en función de la peligrosidad de su actividad, cual es el sublimite que más le conviene no es lo mismo trabajar en una oficina que en una obra.