19 años del seguro decenal (II)

El seguro decenal es un seguro atípico en varios aspectos.

  1. En primer lugar es un seguro que se debe contratar al principio de la obra, pero entra en vigor al finalizar está.
    La compañía cobra entre un 25 y un 30% de la prima.
  2. La mayoría de las compañías imponen que la obra sea supervisada por un organismo de control técnico (OCT). Los OCT´s son estudios de arquitectura o ingeniería que primero revisan el proyecto por si pudiese haber algún fallo estructural y posteriormente revisan que la ejecución se realiza conforme al proyecto, emitiendo informes parciales hasta la finalización de la obra.
  3. Tiene la peculiaridad de que el tomador es la promotora (puede ser la constructora si así lo acuerdan las partes) pero los asegurados son los futuros adquirentes.
  4. Por último, es el único seguro en el que la póliza debe ir al notario para que certifique la firma del consejero delegado de la compañía aseguradora.

19 años del seguro decenal parte 2

En España el legislador se inspiró en la ley francesa del seguro decenal, pero no se atrevió a copiarlo íntegramente. Aquí este seguro, se limita a los daños estructurales o de cimentación, y solo las promotoras están obligadas a contratarlo.

En Francia todos los oficios que intervienen en el proceso constructivo están obligados a tener su seguro decenal, desde el constructor, el fontanero, el de las ventanas, todos. Esto redunda en una mayor protección para el cliente final, pero produjo graves pérdidas a las compañías, de ahí que por ahora el seguro decenal está bastante más limitado.

La ley de ordenación de la edificación (LOE) prevé que se pueda imponer un seguro trienal para cubrir los daños a las instalaciones e impermeabilizaciones, así como un seguro anual para los acabados, pero esta parte no se ha desarrollado y en principio no me consta que este en la agenda de ninguno de los intervinientes en el sector. También prevé la posibilidad de hacerlo obligatorio para otro tipo de edificaciones que no sean solo de uso residencial, pero al igual que lo anterior no parece probable que se desarrolle a corto plazo.

19 años de seguro decenal (I)

Hace 19 años entró en vigor la obligatoriedad de contratar el seguro decenal para todas las licencias de obra que se solicitasen a partir de ese día.

A pesar de que se tardó diez años en aprobar la ley, al sector de la construcción, especialmente a las promotoras les cogió por sorpresa. No sabían qué hacer y al enfado por el sobre coste que suponía se le unió la imposición por parte de las compañías de que la obra fuese tutelada por un Organismo de Control Técnico (OCT), que también había que pagar.

Por una vez el legislador estuvo muy acertado, al establecer que sin seguro decenal no se podrá inscribir la vivienda como obra nueva en el registro de la propiedad durante diez años, por lo que no se podía vender.

19 años Seguro Decenal Parte I
19 años Seguro Decenal Parte I

Desgraciadamente el gobierno en 2003, suprimió la obligatoriedad del seguro decenal para las denominadas auto-promociones. Esto ha traído un montón de problemas a mucho propietarios, que por circunstancias, divorcios, fallecimientos, desplazamiento laboral, se veían en la necesidad de vender la vivienda y no tenían el seguro decenal.

Pasado el susto inicial que duró bastantes meses, lo cierto es que el seguro decenal se ha normalizado. Durante estos años en donde hemos gestionado decenas y decenas de este tipo de seguro, son excepcionales los roces entre los técnicos de los promotores y los de las OCT; y el sobre coste que suponía se ha ido asumiendo pacíficamente.

La principal preocupación del promotor es que según termine la obra, se emita con urgencia el seguro, para poder empezar a vender y así recuperar su inversión.

Desde el punto de vista asegurador, ha pasado tiempo para comprobar que es un producto muy rentable. Al principio existía preocupación sobre los resultados, puesto que los propietarios tenían 12 años para reclamar, y no se sabía cómo aplicarían la ley los tribunales.