El seguro de accidentes de convenio de la construcción

Cada provincia tiene un convenio colectivo de la construcción, y en su defecto hay uno nacional.

En estos convenios se establecen obligaciones aseguradoras en caso de accidente o enfermedad profesional, que la empresa deberá abonar al trabajador o sus familiares.

Accidentes de convenio en la construcción

Por ejemplo en el de Madrid se establece:

  • En caso de fallecimiento por enfermedad 6.000 €
  • En caso de fallecimiento por accidente 47.000 €
  • En caso de fallecimiento por accidente de circulación 47.000 €
  • En caso de invalidez absoluta por accidente 47.000 €
  • En caso de invalidez absoluta por accidente de circulación 47.000 €
  • En caso de invalidez total por accidente 28.000 €
  • En caso de gran invalidez 47.000 €

Desde 2002, es obligatorio que se contrate este seguro, aunque se tenga un trabajador solo de forma temporal.

La mera inexistencia del seguro supone una multa mínima de 18.000 €. La idea es que la empresa no pueda alegar falta de fondos para indemnizar al trabajador que ha sufrido el accidente o a sus familiares.

Es muy importante saber que si trabaja en varias provincias las obligaciones aseguradoras y los capitales de indemnización pueden ser distintos, por lo que deberá contratar un seguro de accidentes por cada centro de trabajo.

Se trata de un seguro innominado, es decir, no aseguramos específicamente a Juan o a Carlos o a María, sino que cubre a todos los que figuren en el TC2 en cada momento.

Pero se debe incluir a todos los trabajadores, incluso a los que están en oficinas, puesto que están sujetos a este convenio.

El tomador del seguro deberá avisar a la compañía al final del año natural de la póliza de la media de trabajadores que ha tenido, si son más de los inicialmente declarados deberá pagar la parte proporcional si son menos le devolverán lo que corresponda.

Por último recalcar, que a pesar de la siniestralidad en el sector de la construcción es un seguro bastante barato, rondando los 50 € año por trabajador, salvo en el País Vasco en donde al ser las coberturas más altas, los precios lo son también.

El seguro trienal, el gran desconocido del sector de la construcción

El seguro trienal es uno de los grandes desconocidos del sector de la construcción, en gran parte porque son pocas las compañías las que lo ofrecen.

Es un seguro que está indefectiblemente ligado al seguro decenal, que como indiqué en un reciente post, cubre solo los daños estructurales y de cimentación. Sin embargo, el seguro trienal cubre las instalaciones fijas de la edificación, como ascensores o calderas comunitarias y las impermeabilizaciones.

El seguro trienal, el gran desconocido

Por mi experiencia los primeros años de una edificación se pueden convertir en un quebradero de cabeza para los promotores.

Es cuando afloran los vicios ocultos y en bastantes ocasiones la constructora se desentiende de sus obligaciones, de ahí que entendamos que se trata de un seguro muy conveniente para la tranquilidad de las empresas promotoras.

Al igual que ocurre con el seguro decenal, la intervención del organismo de control técnico (OCT) es obligatoria.

Ello supone un sobre coste pero es una garantía adicional para el promotor, muy particularmente con el tema de las impermeabilizaciones que en no pocas ocasiones generan problemas.

Es importante recalcar que se están cubriendo las instalaciones y las impermeabilizaciones, no los acabados que serían objeto del seguro anual previsto en la ley de ordenación de la edificación (LOE), y que hasta donde sé no hay ninguna compañía de seguros que ofrezca esta cobertura.

Conviene avisar a los futuros propietarios que el seguro no tendrá cobertura si se producen actuaciones posteriores en la edificación que la afecten.

A modo de ejemplo recuerdo que en una comunidad de propietarios instalaron unas jardineras que con el tiempo deterioraron la tela asfáltica que impermeabilizaba el garaje, produciéndose daños. Si se da este caso, el seguro no interviene puesto que es una modificación del proyecto inicial.